Fuertes: “Con Lotina habríamos ascendido en 1982”

El CD Logroñés ascendió a Segunda División en 1984, pero pudo hacerlo dos años antes con José Ramón Fuertes en el banquillo, tras acariciar el segundo puesto y terminar el quinto. “Fue una pena porque habíamos hecho muy buen equipo y la gente estaba volcada con nosotros”, me cuenta el entrenador desde Mieres (Asturias). “Con Lotina (fichado por el Castellón) habríamos ascendido en 1982, pero fijo. Nos faltaron goles”.

“Con Lotina y Lasaosa hubiéramos subido”, continúa. “Lasaosa, que le había visto jugar en la Leonesa, hizo muy buena campaña. No anduvo mal Alonso, pero le faltaba gol. Nos falló Martín, un extremo izquierdo que destacó en el Mirandés, pero que estaba más pendiente de la AFE que del Logroñés. Y empezaba Raúl. Cuando uno triunfa, todos se cuelgan la medalla, pero a Raulito lo trajo Antonio Hidalgo con 17 años”.

“A mí me gustaba jugar con tres centrales y dos laterales”, subraya. “Ahora parece que está de moda, pero yo ya jugaba así en el Valencia en los años 70, siendo Di Stéfano el entrenador. Eraso hacía una gran labor, igual que Sanz o Pita, que era un jugador moderno, porque entonces el lateral no atacaba tanto y él sí solía hacerlo. A Martín ya se le veía que sería un jugador fenomenal y González era un buen portero”.

Fuertes vino aquí con 36 años (ahora tiene 76) y “fue mi primer contrato profesional. La experiencia me valió de mucho. Entrené al Murcia en Primera, pero de Logroño tengo el mejor recuerdo. La ciudad, la afición, la directiva… Cesáreo Remón era un fenómeno y tenía gente muy trabajadora, como Yayo. Yo iba a seguir y en el último momento, hubo pequeñas traiciones y tuve que irme”. Volvió Lotina y el Logroñés subió.

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme