Paco Sanz: “Arandia es un ser humano excepcional”

Paco Sanz, jugador histórico del CD Logroñés, tuvo a Juan Arandia, que hoy cumple 83 años, como entrenador en el equipo juvenil y, luego, en el Promesas durante la primera mitad de los años 70. “Era y sigue siendo un fenómeno; un ser humano excepcional”, me cuenta. “Todos los años, sin fallar ninguno, nos junta a cenar por el mes de octubre a los que nos ha entrenado y solemos ir unos 40. Eso demuestra lo que se hizo querer”.

Las anécdotas se agolpan en su cabeza. Era principios de los años 70 y “jugábamos contra el Oberena. Por la mañana, paramos en Puente la Reina a tomar un cafecito y a Javi Alcalá y a mí, que éramos los más jovencitos y la primera vez que nos convocaba, se nos ocurrió pedir un café con leche en vaso grande y unas magdalenas. No veas la que nos cayó cuando nos vio: ‘¡No os va a dar tiempo ni a hacer la digestión!’”

En esos años, decenas de jugadores pasaron por las manos de Juan Arandia, tanto en el juvenil como en el filial. Muchos llegaron al primer equipo y acabaron haciéndose un nombre en el fútbol, como los citados Paco Sanz y Javi Alcalá, Izquierdo, Rituerto, Olalde, Hugo, Vicente, Lozano o Coto Santolaya. Otros se quedaron por el camino: Aquesolo, Barrasa, Ferrera, José Mari, Pastor, Remón, Varea, Viñaspre…

“¿Otra anécdota?”, continúa Paco Sanz. “Antes de los entrenamientos del Logroñés Promesas, los jugadores que fumaban, que en aquellos tiempos era muy habitual, solían dejar los paquetes fuera del vestuario porque, de vez en cuando, le gustaba hacer revisión de la ropa y, ya te puedes imaginar, a más de uno le cayó el diluvio”, comenta entre risas, “pero era y sigue siendo un fenómeno; un ser humano excepcional”.

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme