José María García avisa a Irureta de que le van a echar

El 15 de febrero de 1989, tal día como hoy hace 32 años, el entrenador Javier Irureta cobró 6.500.000 pesetas (39.065,79 euros) y firmó el finiquito de su contrato con el CD Logroñés. El 29 de enero había sido destituido y, ahora se ha sabido por él que, la víspera de recibir la carta de despido, se enteró por un periodista de que le iban a echar. “Me llamó al hotel José María García y me dijo: ‘Ya sabes que estás cesado’”.

Así lo cuenta en una entrevista en la web entrenadoresfutbol.es, donde destaca que era su primera experiencia como entrenador en Primera División y que coincidió con el cambio de dirigentes. “Hubo revuelo al principio con la llegada del presidente Marcos Eguizábal (en sustitución de Joaquín Negueruela, que fue quien le había contratado). Y con él llegó alguna gente que sabía de fútbol y otra”, recalca, “menos”.

Personas sin determinar de la junta directiva, continúa, “se pensaban que había un gran equipo”, mientras que “yo, por mi conocimiento, pienso que no se podían disputar los puestos altos de la tabla”. Ese año, contó con Herrero, “en quien tenía mucha confianza”; Sarabia, “que se había peleado en el Athletic de Bilbao con Javier Clemente”, y Ruggeri y Alzamendi, procedentes del River Plate, entre otros jugadores.

El Logroñés terminó la primera vuelta de la Liga en 13ª posición, con 19 puntos y un positivo, pero la víspera del inicio de la segunda parte del campeonato recibió la llamada del periodista con las malas noticias. “Ya no tenía opción; ganara o perdiera ese partido, iba a ir fuera”, relata en entrenadoresfutbol.es, tal y como así fue. “Estoy convencido de que conmigo (el equipo) también se hubiera salvado”, finaliza.

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme