Miguel Muñoz: “Logroño fue definitivo en mi vida”

El 28 de febrero de 1943, tal día como hoy hace 78 años, Miguel Muñoz jugó su primer partido con el CD Logroñés e inició una carrera que le hizo triunfar en el fútbol. La temporada y media que pasó aquí, mientras hacía el servicio militar, le cambió la vida, pues, separado de sus padres por primera vez, tuvo que tomar las riendas de su futuro y decidió que iba a dedicarse al fútbol de manera profesional. “Solo fútbol en mi vida”.

“Esto fue muy importante en mi vida; quizás, definitivo”, declaró al semanario ‘As Color’ en una entrevista publicada el 18 de septiembre de 1973, en la que contaba que, a los 21 años, pasó de ganar algunos durillos en el Imperio madrileño a cobrar aquí “10.000 pesetas de ficha (60,10 euros) y 500 pesetas de sueldo (3 euros)”. “Cuando estás viviendo siempre en casa de tus padres, no le das tanta importancia al fútbol”.

“Los reveses que sufres”, reflexionaba, “se suavizan en casa. Si un entrenador no te pone, tu madre te dice: ‘No te preocupes’”. Sin embargo, al vivir lejos de la familia, “los reveses que tengas los tienes que pasar tú mismo. Te encierras en la habitación del cuarto del hotel y tienes que medir tú solo las posibilidades”. Ahí es cuando empezó a tomarse en serio lo de dedicarse al fútbol. “No pensaba en otra cosa”.

¿Y qué pensabas?, le preguntaban. “En la superación. Solo en eso. Y te dices a ti mismo: ‘¿Yo voy a volver fracasado? Es ese amor propio que tenemos todos, el que te hace superarte y sacrificarte”. Gracias a ello, fue subiendo peldaño a peldaño, hasta llegar arriba y convertirse en una leyenda del Real Madrid y un gran seleccionador nacional. “Si me hubiera quedado en Madrid”, concluía, “no hubiera salido adelante”.

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme