Los Hervías (Eloy y Pablo): una familia de futbolistas

Hace poco más de un mes, el riojano Pablo Hervías sufrió una rotura del menisco externo de su rodilla derecha, de la que fue operado el 12 de febrero, y, según los servicios médicos del Real Valladolid, podría tardar en recuperarse de entre seis a ocho semanas. La semana pasada, estuvo en Logroño para visitar a su familia. Su padre es Eloy Hervías, que fuera interior izquierdo del CD Logroñés a finales de los años 70 y árbitro.

“Pablo está contento”, me cuenta Eloy, “porque lleva una semana de adelanto con respecto a la fecha (de recuperación) que le habían comentado. Ya sabes, paciencia y adelante. Es lo que toca”. La lesión se produjo durante el partido disputado en Vitoria el 5 de febrero y, tras ser sometido a un tratamiento conservador, “tenía molestias en la rodilla” y se vio obligado a pasar por el quirófano. “Todo salió muy bien”.  

A estas alturas de la Liga, el Valladolid está intentando sacar la cabeza en la apretada zona baja de la tabla, en busca de la permanencia. “Ya sabes, esto es fútbol”. Pablo Hervías es extremo derecho, pero ha venido jugando de lateral, actuando de comodín para su entrenador, y con muy buen rendimiento. En muchos detalles recuerda a su padre, que era un jugador “muy luchador y voluntarioso”, según Tomás Santos.

Eloy era un centrocampista todoterreno; uno de esos jugadores que honran la camiseta que visten. Su hijo no llegó a verle jugar, porque dejó el fútbol a los 23 años para dedicarse al arbitraje y él aún no había nacido. En cambio, sí que fue alguna vez a verle arbitrar “y lo pasaba muy mal porque le decían de todo”, reconoció en cierta ocasión. Hoy, Pablo Hervías cumple 28 años. ¡Felicidades y una pronta recuperación!

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme