Marcos: el ocaso de una estrella

Marcos Alonso Peña, conocido en el mundo del fútbol como Marcos, fue un excelente delantero que triunfó en el Atlético de Madrid y el Barcelona en los años 80, siendo internacional absoluto en veintidós ocasiones. En enero de 1990, a sus 31 años y cuando había disminuido su rendimiento, fichó por el CD Logroñés y aquí solo jugó ocho partidos. Fue el ocaso de una estrella, que ya había dejado de brillar y se apagó. 

Nació en Santander el 1 de octubre de 1959 y es hijo de Marquitos, legendario jugador del Real Madrid que ganó cinco Copas de Europa. Muy pronto destacó en el Racing de Santander junto a jugadores como Quique Setién o Moncaleán. A los 17 años, debutó en Primera División; a los 19, dio el salto al Atleti y, luego, con 21, llegó a la selección absoluta y fichó por el Barcelona por 150 millones de pesetas (901.518,15 euros).

Con los azulgrana vivió sus mejores años y logró una Liga, una Copa del Rey, una Supercopa de España y dos Copas de la Liga. Después, aún tuvo tiempo de volver al Atlético de Madrid a los 27 años, pero ya no ofreció su mejor fútbol por culpa de las lesiones. Entonces, por medio de Carrascosa y ‘cuando las cosas no andaban muy finas’, según la prensa, recaló aquí, ‘pero el equipo empezó a funcionar y no tuvo entrada’.

El 14 de enero de 1990, debutó con el objetivo de “ayudar en todo lo que pueda” y, aunque era un extremo derecho con gran velocidad y desborde, solo marcó un gol con el Logroñés. En junio, Eguizábal le dio la baja y, al término de la temporada siguiente, colgó las botas en el Racing, tras el ascenso a Segunda. Ha sido entrenador y, desde 2011, es director de marketing deportivo de Puma en España, Italia y Portugal.

Comentarios

el blogroñés 12 de octubre de 2019
El 12 de enero de 1990, Marcos fue presentado como nuevo jugador del CD Logroñés. No entraba en los planes de Clemente para el Atlético de Madrid y tenía una oferta del Espanyol, pero, en esas circunstancias, contactó con Carrascosa y, tras una conversación entre su padre, Marquitos, y Eguizábal, se cerró su fichaje. Dos días después, debutó.
el blogroñés 12 de octubre de 2019
“Me cuesta coger la situación en el campo”, reconoció Marcos, tras jugar el 21 de enero de 1990 ante el Cádiz (1-1) su segundo partido con el CD Logroñés: el primero de los dos que disputó completos. En el resto fue sustituido antes de que terminaran o salió para reemplazar a un compañero, excepto el de Mallorca (3-1), en el que fue expulsado.
el blogroñés 12 de octubre de 2019
Marcos solo consiguió un gol como jugador del CD Logroñés. Fue el 11 de febrero de 1990 ante el Zaragoza (2-1), a pase de Alzamendi, en el quinto partido de los ocho que disputó como blanquirrojo. Tras haber llevado con naturalidad el peso de su nombre en el fútbol español, la saga continúa y es el padre del futbolista del Chelsea llamado igual.

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme