Zubillaga: un extremo zurdo de gran calidad

Cesáreo Zubillaga Zapiain, conocido en el mundo del fútbol como Zubillaga, fue un extremo izquierdo ‘oportuno y decidido ante puerta’, según la prensa, que jugó en el CD Logroñés en los años 50 en dos etapas distintas. A los 22 años, sufrió una grave lesión, que frenó su progresión y le impidió disputar la promoción de ascenso a Primera División en 1952. A los 27, ayudó a evitar el descenso a Tercera en 1956.  

Nació en San Sebastián el 16 de octubre de 1929 y comenzó jugando a los 16 años en el Michelín de Lasarte, de donde pasó al Ilintxa, Villafranca y Calahorra (durante el servicio militar). Fichó por el Logroñés en 1951 y fue uno de los puntales indiscutibles de nuestro equipo, hasta que, el 13 de abril de 1952 en Huesca (4-1), le dio un planchazo el defensa Marco y sufrió una fractura del tercio medio de la tibia derecha.

Esa lesión marcó un antes y un después en su carrera, pues le mantuvo año y medio de baja. Desde el 11 de octubre de 1953, estuvo jugando con el filial, el Recreación, hasta que, el 31 de enero de 1954, reapareció en Torrelavega (1-3). Luego, pasó al Cádiz, con el que subió a Segunda, y al Real Unión, donde, a mitad de la temporada 1955-1956, fue repescado por el Logroñés, que consiguió mantener la categoría.  

Era zurdo y tenía mucha calidad. Aquí disputó 38 partidos y anotó 10 goles en cuatro temporadas (1951-1954 y 1955-1956). Tras retirarse, “se convirtió en popular ciudadano”, según Eduardo Gómez, pues montó el Bar Bambi y, al casarse con Rosi Martínez, se hizo cargo del Restaurante El Parador desde 1980. Falleció en Logroño el 12 de diciembre de 2007, a los 78 años. Su hijo, Javier Zubillaga, también se ha dedicado al fútbol.

Comentarios

el blogroñés 10 de diciembre de 2019
El 22 de abril de 1956, Cesáreo Zubillaga jugó su último partido con el CD Logroñés ante La Felguera (2-2) y, en mayo, abrió el Bar Bambi en la calle Laurel, junto a Lorenzo García y el sobrino de este, Hermenegildo García ‘Mere’, de 11 años. Ahí estuvo tres años, compatibilizándolo con una representación de la empresa guipuzcoana Parada Hermanos.
el blogroñés 10 de diciembre de 2019
Casi dos años después de dejarlo, el 9 de febrero de 1958, Zubillaga volvió para ayudar al Calahorra a salvar la categoría, junto a los también exjugadores del CD Logroñés García y Royo, con el equipo rojillo hundido en Tercera División. Quedaban catorce jornadas de Liga y se evitó el descenso a Regional, acabando el cuarto por abajo.
el blogroñés 10 de diciembre de 2019
Tras su etapa como jugador del CD Logroñés en los años 50, Zubillaga formó parte de la directiva del club entre 1974 y 1978, con Lázaro como presidente. La entidad atravesaba una grave crisis y, una vez más, demostró su amor por los colores blanquirrojos, junto a otros exjugadores como Echeverría (‘Cheve’) o García, colaborando con el club.
el blogroñés 10 de diciembre de 2019
Su hijo, Javier Zubillaga, fue coordinador deportivo del CD Logroñés (1998-2000). Con anterioridad, jugó en el Berceo (1970-1976), Sanse (1976-1981), Real Sociedad (1981-1987) y Espanyol (1987-1991), siendo internacional juvenil y ganando una Liga, una Supercopa y una Copa del Rey con el conjunto donostiarra. Además, ha sido entrenador.

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme