González: un portero ágil y valiente

Silvestre González Diago, conocido en el mundo del fútbol como González, fue un “buen portero, ágil y valiente”, según José Ramón Fuertes, que jugó en el CD Logroñés durante la temporada 1981-1982 en Segunda División B, estando “capacitado para jugar en Primera”. Aquí vino cedido a raíz del traspaso de Lotina al Castellón y disputó todos los partidos menos cinco por una lesión renal, volviendo a su club de origen.

Nació en Vall de Uxó (Castellón) el 8 de diciembre de 1958 y se formó en la cantera del Castellón, siendo el portero suplente del serbio Racic el año del ascenso a Primera. El 18 de julio de 1981, a sus 22 años, fue cedido al Logroñés, tras el descarte del veterano Llácer, y de inmediato se hizo con la titularidad. “No me explico cómo no está en superior categoría, pues le sobran cualidades”, dijo Fuertes el 19 de noviembre.

Aquí jugó 37 partidos y encajó 49 goles en una temporada en la que nuestro equipo pudo subir a Segunda y no lo hizo. Un traumatismo renal, que sufrió ante el Tenerife el 14 de marzo de 1982, le mantuvo de baja un mes largo. Según Tomás Santos, fue “de lo mejor que ha tenido la plantilla blanquirroja, en el orden deportivo y personal, siendo”, por lo tanto, “una de las bajas que más difícil de cubrir tenía” tras su marcha.

Titular indiscutible en la portería del Castellón en las cinco temporadas siguientes, jugó 167 partidos y logró uno de los pocos títulos que posee este club: la Copa de la Liga de Segunda en 1984, antes de cerrar su carrera en el Villarreal de Segunda B en 1989. Retirado del fútbol desde entonces, es empresario y directivo de la empresa ‘Marie Claire’, marca líder española en pantys y medias, que da trabajo a unas 550 personas.

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme