Raúl: un jugador de casa

Raúl Ruiz Benito, conocido en el mundo del fútbol como Raúl, fue un jugador de casa muy querido que jugó en el CD Logroñés entre 1982 y 1988, consiguiendo los mayores hitos de la historia blanquirroja: el doble ascenso desde Segunda División B a Primera y la permanencia. “Como lamentablemente les suele ocurrir a los hombres de la cantera”, según Tomás Santos, “tuvo que emigrar para poder seguir jugando al fútbol”.

Nació en Logroño el 20 de diciembre de 1962. Muy pronto comenzó a destacar como delantero en el equipo de su barrio, el Yagüe CF, hasta que pasó al Logroñés Promesas en 1980. “Puede ser un gran futbolista”, pronosticó Pedro María Uribarri. El 5 de septiembre de 1982, a los 19 años, debutó con el primer equipo en San Mamés y, el 2 de noviembre, fichó como amateur compensado por tres años, antes de ir al servicio militar.

Tras subir a Segunda, fue cedido al Burgos CF en marzo de 1985 y al CF Palencia en la temporada 1985-1986, dando su verdadera medida. Volvió; le renovaron, pero sin ficha profesional. No se lo pusieron fácil. Tan solo jugó catorce partidos (404 minutos) con Chuchi Aranguren el año del ascenso a Primera y siete el siguiente (267). “Nuestros errores se ven más grandes y nuestras oportunidades son más pequeñas”, aseguró.   

En total, aquí jugó 77 partidos en cinco temporadas (1982-1985 y 1986-1988) y marcó nueve goles. Después, tuvo que salir hacia Gandía y, tras pasar por varios equipos, vivió su momento de gloria en el CD Numancia de Soria, al empatar contra el FC Barcelona en los cuartos de final de la Copa del Rey, siendo entrenador Miguel Ángel Lotina. Es delineante y goza de gran popularidad como comentarista deportivo de televisión.

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme